El poder de dar

"Dar hasta que duela, y cuando duela todavía más" es una celebérrima sentencia de la Madre Teresa de Calcuta. Y durante siglos el budismo lo advirtió: "Si quieres ser feliz, practica la compasión".

nombre de la foto / iStockphoto

Fueron innumerables las personas que, desde la autoridad de sus propios actos, proclamaron el poder que tienen la entrega, la generosidad, la renuncia. Sin embargo hace poco tiempo que la ciencia lo ha corroborado. Estudios empíricos  dan cuenta de que la generosidad y los actos de servicio desinteresado disminuyen los síntomas de depresión, angustia y tristeza.

Sonja Lyubomirsky , doctora por la Universidad de Harvard, profesora de la Universidad de California y una de las más reconocidas investigadoras de la felicidad, considera que uno de los factores determinantes para ser feliz es la práctica del altruismo, y la práctica cotidiana de la bondad desde los más sencillos actos.

En su libro "La ciencia de la felicidad", Lyubomirsky publica el resultado de más de 20 años de investigaciones. E incluye allí una suerte de "medidor", llamado el  Cuestionario de Oxford sobre la Felicidad, al que considera un punto de partida para el avance.

La autora propone hasta 12 actividades, y se aprecia cuán importante es ser dadivoso:

1. Expresar gratitud.
2. Cultivar el optimismo.
3. Evitar pensar demasiado (con un sentido trágico) y evitar la comparación social.
4. Practicar la amabilidad ("la verdadera felicidad consiste en hacer felices a los demás", Dalai Lama).
5. Cuidar las relaciones sociales (empezando por la pareja; otro psicólogo, John Gottman afirma que "las parejas que funcionan bien dedican más de 5 horas a la semana a hablar entre ellos y generan cinco emociones positivas por cada negativa; admiración, agradecimiento y afecto).
6. Desarrollar estrategias para afrontar la vida (resiliencia, serenidad, aguante).
7. Aprender a perdonar (el valor del perdón, que no es reconciliación, ni indulto, ni condonación, ni excusarse ni negar el daño).
8. "Fluir" más.
9. Saborear las alegrías de la vida (disfrute; estar abiertos a la belleza y a la excelencia).
10. Comprometerse con los propios s objetivos .
11. Practicar la religión y la espiritualidad.
12. Ocuparte de tu cuerpo y de tu alma: meditar, actividad física, actuar como una persona feliz.

Las hipótesis de todos los investigadores en el tema de la felicidad y del bienestar concluyen que hacer algo por los demás a veces puede traer una incomodidad momentánea, pero a la larga incrementa la satisfacción personal. Básicamente, porque esto cambia la valoración que las personas tienen de sí mismas: se ven más compasivas, les permite iluminar sus habilidades, da cierto sentido de control sobre sus propias vidas y fortalece los vínculos con los demás.

De hecho, personalmente debo confesar qur superé un cuadro de depresión leve gracias a haberme unidos a las huestes de una organización que sale todos los inviernos, en mi ciudad, Buenos Aires, a repartir comida y abrigo entre los que tienen la desgracia de vivir en la calle. Cada noche regresaba a mi casa cansada pero feliz de haber hecho algo con un sentido que trascendía mi propia vida. Ahora rescato animales de la calle...

De manera que quien desee incrementar su propio bienestar, deberá incrementar el bienestar de los demás. La generosidad devuelve grandes beneficios para ambas partes. Una buena idea sería hacer algo por otra persona (una tarea que no sea habitual), una vez por semana, y no contárselo a nadie.
Después de todo, como dijo Rosa Luxemburgo: "El placer de la venganza dura un solo día; la generosidad nos hace felices para siempre".

Mira la entrevista con Sonja Lyubomirsky.

Quizás te interese:
Sin miedo al rechazo
Tú puedes hacer la diferencia
La canción de nuestros hijos

Cargando...

YAHOO MUJER EN FACEBOOK