Divorciarse a los 30

¡Que nadie diga que descorchó una botella para festejar el primer día que cerró la puerta de su casa tras una separación y se vio sola! Terminar con una pareja no es un hecho aislado en la vida y suele venir acompañado de una crisis interior. Hay un montón de preguntas que seguramente nos haremos en ese momento y para las que tardaremos en tener respuestas. ¿Volveré a enamorarme? ¿Habrán sido éstos mis mejores años? ¿Podré sola? Y la lista se agranda si, además, estamos viviendo los 30 y la mayoría de nuestras amigas ya se han casado y están empezando a ser madres.

Por eso, lo primero es aprender a convivir con una misma. Y darse tiempo para organizar "la casa", y no me refiero solo a la que contiene las cuatro paredes que te rodean. Aquí van algunas ideas que te permitirán ponerte en marcha, y sentir que el mejor amor es el que está por venir:
- Poner papeles al día: el encuentro con tu ex para ponerle la firma a la separación suele ser difícil. Si la pareja no terminó en buenos términos, lo mejor es que intervenga un tercero. Y no firmes nada que no te convenza.
- Abandonar la culpa: nadie tiene la responsabilidad plena de que la pareja no haya funcionado. Las cosas son o no son, y no puede haber culpables frente a esa realidad. Deja de lado la culpa, solo logrará paralizarte.
- El primer proyecto sola: aunque la tristeza sea más fuerte, animate a empezar ese curso que tenias pendiente o a realizar ese viaje que tanto ansiabas. Será el envión que necesitás para sentirte en marcha. Ahora, si tu corazón te pide tiempo, te dice esperá, no lo contradigas. Que nada sea forzado.
- Miedo a repetir la historia: ¿cómo hacer para que no vuelva a sucederte lo mismo? ¿cómo aprende para que el próximo candidato no se le parezca a tu ex? Sencillo: tomarte un lapso para reflexionar, para concientizar qué es lo que te lleva a realizar elecciones que no resultan.
- La maternidad: sin duda son los 30 "la edad" en la que las mujeres que quieren tener hijos sienten que ha llegado el momento. Por eso, romper una pareja en medio de esta década genera miedo en torno a si podremos o no ser madres. Lo importante es que pienses que haber terminado una relación que no funcionaba, abre la puerta a que se genere otra situación que también podrá ser mejor para tener un hijo.
¿Cómo has logrado superar una separación a los 30?
Cargando...