Mentor

Uno crece buscando referentes. Personas que nos acompañen en la vida, que nos den confianza, inspiren, alienten. A veces los encontramos en la familia y los elegimos como guías por el respeto que inspira su manera de atravesar el mundo. Otras, los visualizamos en la multitud por su talento y trayectoria profesional, académica y fantaseamos con que nos orienten y aconsejen para poder ser mejores en lo que queremos ser.

Hay distintos tipos de mentoreo:

- Formal o informal: de acuerdo a si existe o no un propósito al momento de encontrarse.

- Especializado: ya que difícilmente una sola persona tenga  todas las cualidades que necesitamos en un mentor.  Es común tener un mentor o líder para cuidar de la vida personal y otro para asesorarnos en nuestra carrera laboral.  A veces podemos tener un mentor para un área bien específica en un determinado momento de nuestras vidas, en el que estando atravesando una fase de aprendizaje importante en esa área.

- De pares: integrado por compañeros/amigos cuya visión valoramos y que nos darán su punto de vista sobre los temas que les consultemos. Este tipo de mentoreo puede ser  horizontal o mutuo.  Este es diferente al que estamos destacando, que es vertical, donde una persona que tiene más experiencia está al frente de otra, apoyando e incentivando su crecimiento.

Una vez que hemos identificado el tipo de mentoreo que más nos calza a ese momento de nuestra vida, lo importante es poder elegir a la persona adecuada. Si bien sus características serán acordes a nuestras necesidades y ambiciones, hay algunos valores que sí o sí deben tener: talento, generosidad, registro del otro y la autoestima lo suficientemente alta como para aportar certezas y una mirada crítica y fundamentada sobre nuestro objeto de análisis.

¿Tienen un mentor/mentora? ¿Qué valoras de él/ella?

Quizás te interese:
Hijos del poder
El poder de dar
Tú puedes hacer la diferencia

Cargando...