Mi hija adolescente tiene novio, ¿y ahora?

Por Mariana Israel

De un saque, la nena que jugaba con muñecas colgó pósters de jóvenes estrellas en cueros en las paredes de su cuarto, empezó a salir de noche a bailar y te declaró que quería hacerse un tatuaje. Si pensaste que criar a una hija adolescente se estaba volviendo difícil, esperá a que te anuncie que tiene novio.

Thinkstockphotos

Si todavía no te tocó, ¡mejor! Te acercamos algunos consejos para encontrar la mejor manera de hacerle frente a esta etapa que, te guste o no, va a llegar.


Diálogo

El diálogo con tu hija es la mejor alternativa, sino la única, para cuidarla y saber en qué anda. Si siempre tuviste una buena relación, probablemente ella misma te confiese lo que le gusta o lo que le preocupa de su nuevo novio.

Cultivar el diálogo abierto, respetuoso y comprensivo entre dos (que no sea un monólogo donde se crucen frases desafortunadas como “porque yo lo digo”), te ayudará a prevenir los riesgos que seguramente te desvelan cada vez que ella sale: embarazo, drogas, violencia, robos, enfermedades de transmisión sexual, etc.

Así que pedile un rato para hablar a solas y tomá nota de qué preguntarle.

5 preguntas

El psicólogo Carl Pickhardt, aporta al sitio de la revista Psychology Today algunas preguntas que le podés hacer a tu hija para conocer cómo es la relación: si él la trata bien, si se respetan, entre otros pilares. En una sociedad tan violenta, el buen trato se convirtió en un valor indispensable.
Cuando estés con ella en algún momento tranquilo, preguntale:

-    ¿Te sentís cómoda con la forma en que te trata tu novio?

-    ¿Estás contenta con la forma en que lo tratás vos a él?

-    ¿Estás satisfecha con cómo te tratás a vos misma en la relación?

-    ¿Cómo ves que él se trata a sí mismo?

-    ¿Él está cómodo con el trato que mantienen?

Si la mayoría de las respuestas es “Sí”, estamos bien encaminados.

Otros factores que importan

El Dr. Pickhardt enumera otros factores que reducen el riesgo de daño en una relación adolescente. Por ejemplo, que te reúnas con frecuencia con los novios de tus hijas, que estimules las salidas grupales, que le pidas a tu hija que mantenga el celular prendido y con ella por cualquier inconveniente, y que fijes un horario de regreso de las citas.

Fijate también en la edad: no es lo mismo un novio adolescente que un hombre adulto. En cuanto a las drogas, hablalo directamente con tu hija, para saber qué opina al respecto y si su grupo de amigos –o su novio– consumen. Y si todavía se deben esa charla acerca de sexo seguro y prevención del embarazo, es hora de armarte de coraje y enfrentar la batalla.
Charlá con tus amigos para enterarte cómo están manejando el tema de las salidas de sus hijas. Por último, guiate por tu instinto para saber cuándo una relación está perjudicando a tu hija, en lugar de ayudarla a transitar este difícil camino de la adolescencia.

Fuente consultada:
Psychologytoday.com

Quizás te interese:
Cuando el papá quiere ayudar, ¡dejalo!
Mamá, ¿Dios existe?
10 trucos para hacer que tus hijos obedezcan

Entradas destacadas

Cargando...