¡A comer sushi!

El sushi es un plato muy común y apreciado en Japón así como en el extranjero, pero hay información que indica que no es de origen Japonés. Su historia se remonta a China, en el Siglo II D.C., y originalmente se comienza a usar como un método de conservación de la comida: se cocía el arroz y el pescado, se dejaba fermentar por un tiempo y únicamente se comía el pescado. Posteriormente, con la emigración china hacia otros países, los monjes budistas japoneses van adoptando el método conocido como Naresushi. Y así poco a poco va evolucionando la manera de prepararlo, hasta que a mediados del Siglo XIX, después de la Segunda Guerra Mundial, empiezan a florecer puestos de sushi y la gente comienza a optar por consumir en estos pequeños puestos, algunos ambulantes, otros no.

Sushi / Thinkstockphoto

La palabra Sushi es de origen japonés y es la unión de las palabras "SU", que significa Vinagre y Shi-Meshi, que es arroz, así que Sushi podría traducirse como Arroz Avinagrado.

En la cultura asiática, el arroz es como el pan para los evangélicos. El arroz que se utiliza para la elaboración del sushi se llama koshihikari, se caracteriza por ser redondo, corto, dulce y alto en contenido de almidón.

El sushi es una comida divertida, con sabores interesantes al paladar; no a todos les gusta, pero estamos hablando de uno de los platos más completos y saludables. Consumido, claro que con moderación, puede ser muy beneficioso para nuestro organismo.

Si analizamos los ingredientes básicos del sushi, veremos que son saludables, pues está hecho de arroz con vinagre, algas nori, vegetales y pescado. Tradicionalmente, las combinaciones más comunes son bajas en calorías, altas en fibra, vitaminas y omega 3.

Arroz: es un excelente alimento; nos aporta 103 calorías por media taza de arroz blanco, no contiene gluten, es de fácil digestión, no contiene colesterol, grasa o sodio. Nos aporta proteínas e hidratos de carbono.

Vinagre de arroz: éste se obtiene de la fermentación de los azúcares contenidos en el arroz, por medio de técnicas tradicionales. Se le atribuyen propiedades digestivas y diuréticas, además de no contener grasas. También tiene propiedades antibacterianas, ayuda a prevenir el riesgo de hipertensión. Su sabor es algo dulce, presenta una delicada y sutil acidez.

Salsa de soya: se obtiene fermentando granos de soya, trigo tostado, sal y agua, por un tiempo de 18 a 24 meses. Puede ser un buen sustituto de sal; su riqueza en ácido acético favorece la eliminación de pequeños microrganismos dañinos que pueden estar en los alimentos. Favorece la absorción de nutrientes y una buena digestión. Te aporta hierro, magnesio, potasio y proteínas. Posee Fito estrógenos que ayudan en el tratamiento de la menopausia. Solo no abuses en las cantidades.

Jengibre: es una de las plantas más populares de la medicina tradicional China e India; se ha venido usando desde hace unos 5,000 años. Realmente es un tesoro de la naturaleza, de sabor picante y muy aromático. Tiene muchos beneficios para nuestra salud, entre ellos, es antinflamatorio, fuerte antioxidante, alivia gripe y tos, previene cáncer de piel, ideal para usar en regímenes de pérdida de peso, pues ayuda a perder grasa extra y favorece el sistema inmunológico.

Alga nori: es un alimento muy nutritivo, tiene un alto contenido de minerales indispensables para el buen funcionamiento del organismo; destaca la cantidad de yodo y sodio. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides. Contiene proteínas y vitaminas A, B12, niacina y vitamina C. También nos protege del colesterol. Entre más obscuro es su color, es de mejor calidad.

Pescado: nos aporta pocas calorías, dependiendo del tipo que se utilice; puede ser pescado blanco, atún, lubina, entre otros. Son ricos en ácidos grasos omega-3, que son esenciales para prevenir enfermedades del corazón, derrames cerebrales y artritis, entre otros.

Verduras: son imprescindibles para la salud. El sushi utiliza verduras como el pepino, el aguacate, la espinaca, el pimiento o la zanahoria. De hecho, puedes encontrar versiones de sushi vegetariano y son de las más sanas.

Las recomendaciones serían que consumas las presentaciones más sencillas de sushi para que efectivamente sea una comida sana y nutritiva. Me refiero a que evites las preparaciones que llevan mayonesa, queso crema o manchego o que son capeadas o empanizadas, entre otras, pues éstas por obvias razones nos podrían subir de peso. Otro detalle es cuidar las cantidades que consumes, no abuses.

Recuerda… ¡tú generas el cambio!

Quizás te interese:
Pequeños cambios para bajar de peso
Cómo reducir el colesterol y los triglicéridos en tu sangre
¿De cuál pizza vas a querer?

Cargando...

BLOGS DESTACADOS

YAHOO MUJER EN FACEBOOK